ARABIA SAUDÍ, la economía más potente de Oriente Medio

1.Introducción

Arabia Saudí, o Arabia Saudita, es un país de Oriente Medio que ocupa casi en su totalidad la península arábiga, situada al este de África. La superficie del país es de 21.49.690 kilómetros cuadrados, de los cuales gran parte es costa. Hace frontera con Jordania e Irak por el norte, con Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Catar y el golfo Pérsico por el este, con Omán y Yemen por el sur, y con el mar Rojo por el oeste. Su capital, y ciudad más poblada, es Riad. Actualmente, tiene más de 27 millones de habitantes, de los cuales casi 8’5 son extranjeros, lo que le dota de una gran diversidad étnica y cultural.

Respecto a su geografía, la mayor parte de su superficie es desierto, siendo los principales el de Siria, el de Ad-Dahnam, el de An-Nafud y el de Rub al-Jali. El centro del territorio está ocupado por una gran meseta bajo la que se encuentra el punto más alto del país, el monte Sawda de 3.000 metros de altura. El clima del país es en su mayoría desértico, con temperaturas extremas que varían mucho entre la noche y el día, y precipitaciones muy escasas todo el año. Las temperaturas oscilan en los 45o en verano y 29o en otoño e invierno. La provincia de Asir es la única zona del país que tiene un clima diferente. Su temperatura es suave durante todo el año, manteniéndose alrededor de los 20o. Las precipitaciones en esta zona son abundantes, llegando a aportar el 60% del total del país.

El sistema político saudita es la monarquía absoluta. El rey Salmán bin Abdulaziz concentra los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Su poder está limitado por la ley islámica o Sharia y el Corán. El gobierno está formado además por dos delegaciones: el Gabinete de Ministros y el Consejo de la Shura. El primero está integrado por hombres de la familia real, el segundo por 150 eruditos o personas con experiencia elegidos por el Rey.

Actualmente, el PIB del país asciende a 667’6 M de euros lo que supone un 1’1% de crecimiento respecto al año 2015. Con esta cifra, Arabia Saudí se sitúa en el vigésimo país en el ranking por PIB. La moneda del país es el Riyal saudí, cuya equivalencia con el euro es de 1€ igual a 4’2026 reales.

El idioma oficial es el árabe. Al igual que en el resto de países árabe-parlantes, el árabe estándar moderno o MSA es el hablado comúnmente por los ciudadanos y el que utilizan la radio o la televisión. En el lenguaje escrito, por ejemplo en la prensa, se utiliza el Árabe Fus-ha o clásico que es en el que está escrito el Corán. Por otro lado, debido a su gran extensión, en Arabia Saudí se hablan diferentes dialectos. Los tres principales son el árabe nadgi, el hejazi y el khaliji.

2. Marco Económico

Arabia Saudí es la economía más potente de Oriente Medio. Junto con Emiratos Árabes Unidos concentra más del 80% de la inversión extranjera del Consejo de Cooperación del Golfo, creado en 2005 y formado por seis países (Baréin, Kuwait, Omán, Catar, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos). Al igual que en el resto de miembros del Consejo, la economía saudita depende principalmente del sector petrolero. Es uno de los principales productores de petroleo y gas, y acumula el 20% de las reservas de petroleo crudo mundiales.

La Meca, Jeddah, Medina y Ad Damman, junto con la capital Riad, destacan por su número de población y por su actividad económica. En los últimos años se ha producido un fuerte crecimiento demográfico, potenciado por las mejoras sanitarias. Sin embargo, este crecimiento no se ha visto acompañado de un aumento de políticas sociales en igual magnitud. Además, diversos problemas políticos han alterado el gobierno, como el aumento de la corrupción y la gran influencia que ejerce la clase política y la familia real sobre la justicia.

De los 667’5 M de euros del PIB del país, la mayoría proviene del sector servicios. El indicador es un 1’1 superior al de 2015, pese a ello el ritmo de crecimiento ha disminuido respecto al ciclo anterior cuando fue de un 3’3% y al de 2014 que fue 6’6%. El sector agropecuario aporta un 2’3% al PIB, mayor que el 1’9% que suponía en 2014. La industria representa un 44’6%, que supone un descenso respecto al 57’4 de 2014. Como sector más importante se encuentra el de servicios que contribuye con un 53’1% al PIB, una cifra bastante superior al 40’7 registrado en 2014. Respecto a las cifras de población empleada, el paro es de 11’2, relativamente inferior al 11’4 de 2015.

La tasa de inflación alcanza en 2016 los 4’7 puntos, muy superior al 2’2 de 2015. Además, se prevé un aumento de los precios a largo plazo, causado por el aumento del coste del agua y de los alquileres. Otro indicador que ha experimentado un aumento es la deuda pública siendo en 2016 de 28’7% del PIB, frente al 9’2 de 2014.

La balanza exterior registra un estado de superávit. Por un lado, se prevé que pueda perder saldo positivo por la disminución de las exportaciones de petróleo y el déficit de servicios y transferencias corrientes. Sin embargo, podría conservarse el superávit por las exportaciones de petroquímicos, fosfatos y aluminios. Los principales clientes de Arabia Saudí son EE.UU., China, Japón, Corea del Sur e India. Los productos que comercializa al exterior provienen principalmente de la industria petrolífera, como los aceites crudos de petróleo o de mineral bituminoso, el aceite de petróleo, los polímeros de etileno o el gas petróleo, entre otros. Los principales proveedores del país son EE.UU., China, Alemania, Corea del Sur e India. Los productos más importados son automóviles, emisores de radiotelefonía, oro y medicamentos.

Respecto a la relación con España, ambos países mantienen una relación política-comercial favorecida por la cordialidad que une a ambas familias reales. Arabia Saudí es el cuarto proveedor de petróleo para nuestro país. La balanza comercial entre ambos países es deficitaria para España. Los productos que más exportamos a Arabia Saudí son aeronaves y vehículos espaciales, máquinas y aparatos mecánicos, y productos cerámicos. Lo que más compramos son combustibles y aceites minerales. Tras la celebración de la primera Comisión Mixta del Acuerdo General de Cooperación entre España y Arabia Saudí en 2014, se han favorecido las transacciones económicas entre ambas. Las relaciones bilaterales han mejorado en cuestiones económicas, comerciales y de inversión.

El pronóstico económico de Arabia Saudía es incierto. Según, el FMI el crecimiento económico va a desacelerarse debido a la subida de los precios del petróleo. Asimismo, se está produciendo un éxodo de trabajadores debido a la disminución del sector de la construcción y al minorista, así como al descenso de la contratación en el sector principal, el petrolero. Aún así, la producción seguirá siendo alta aunque menor, según datos del Economist Intelligence Unit. Por otro lado, el sector bancario manifiesta una tendencia a la alza desde 2005. Además, se espera un aumento de las inversiones propiciado por el bonus salarial, aprobado para los trabajadores públicos y que puede generalizarse también para los privados. Durante los últimos años han emergido grandes proyectos económicos, como la construcción del complejo petroquímico de Sadara. Destacan también la construcción de otras infraestructuras de transportes, como la red de metro de Riad. Desde el Gobierno se están tomando medidas para incentivar la inversión, como el impuesto a tierras no usadas con el que se pretende estimular la construcción o la progresiva reducción de medidas fiscales expansivas.

3. Clima para los negocios y la inversión

Arabia Saudí posee un clima de negocios deficiente (calificación “B”, según Coface, inferior puntuación que España). Respecto a la competitividad, cabe destacar que ocupa el puesto vigésimo-quinto entre los 140 países en el informe de competitividad Global Competitiveness Index. Otro dato importante acerca de la economía del país es que, de acuerdo con el Índice de Libertad Económica de 2016 elaborado por Heritage Foundation, Arabia Saudí ocupa el puesto 78 de 178.

Según el estudio Doing Business sobre facilidad para hacer negocios, Arabia Saudí ocupa el puesto 46 de 189, en el que España ocupa el puesto 33. Entre las facilidades que ofrece el país destaca su política impositiva, la tramitación de los permisos de obra, el registro de propiedad o el acceso a la electricidad.

Según la OCDE es el tercer país con más barreras de acceso para las empresas, por detrás de China y Myanmar. Las barreras más importantes es su arancel general del 5% ad valorem, junto con las restricciones para algunas transacciones. Productos como el cerdo, el alcohol, los juegos de azar o determinadas esculturas y máscaras, no se pueden comercializar. Otros necesitan de una autorización específica como el ganado, la carne fresca y congelada, productos químicos y farmacéuticos, semillas, equipos de radio, perfumes y algunos productos culturales como libros o películas. Por otro lado, las empresas extranjeras encuentran limitaciones en compras públicas y en la participación de empresas locales. En algunos casos, las organizaciones extranjeras no tienen la posibilidad de participar en las locales, por ejemplo en el upstream de petróleo o en el sector de la imprenta y la publicación. En aquellos casos en los que se pueda invertir es necesario una licencia otorgada por la autoridad General de Inversiones de Arabia Saudita (SAGIA). La forma principal de internacionalización es a través de sociedades limitadas. El impuesto de sociedades en el país es de un 20%. Existe un acuerdo con España para evitar la doble imposición y la evasión fiscal en materia de impuestos sobre renta y patrimonio.

4. Mercados y sectores en auge

La mayor economía del Consejo de Cooperación del Golfo es un buen destino para las empresas extranjeras. La tendencia de crecimiento de su economía junto con el desarrollo demográfico han generado la activación de muchos sectores. Además, los ingresos procedentes de la industria petroquímica y el interés del gobierno por mejorar las infraestructuras del país, favorecen la implantación de nuevas empresas. Los sectores en auge son: construcción, telecomunicaciones, electricidad, tratamiento de aguas, transporte, educación y algunos productos de gran consumo.

La construcción. En los últimos años se ha desarrollado un importante crecimiento del sector constructor en Arabia Saudí. Por un lado, han aparecido proyectos destinados a mejorar y aumentar las instalaciones de las industrias petroleras. Por otro, el aumento demográfico ha repercutido en el aumento de la demanda de viviendas. El sector bancario ha aumentado un 10% los créditos destinados a la construcción.

Telecomunicaciones. Se está ampliando la red de líneas fijas y móviles de todo el país. Además, la popularización de Internet ha propiciado la demanda de ordenadores portátiles y de mesa entre la población saudita.

Electricidad y agua. La proliferación de viviendas ha generado un aumento de las demandas de los suministros básicos de toda casa: la luz y el agua. La principal forma de obtener la energía es a través del petróleo. La industria está experimentando un crecimiento de plantas de producción de petróleo y gas, para transformarlo en energía doméstica. En el caso de que una empresa española se implantara en el sector supondría una doble oportunidad, ya que tendría la posibilidad de exportar gas a España. En lo referente al agua, Arabia Saudí es el mayor productor y consumidor de agua desalinizada del mundo, debido a la sequía del país. El gobierno está planteando diferentes propuestas para atraer la inversión extranjera para este sector.

Transportes. Las autoridades están invirtiendo en mejorar la red de transportes de la ciudad, tanto terrestre como aérea. Destacan los proyectos de la red de metro de Riad y la conexión de alta velocidad entre Medina y La Meca. Se presenta como una oportunidad para las empresas españolas de este sector, tanto de redes como de construcción de vehículos. Además, está en expansión el mercado del automóvil, ya que Arabia Saudí es uno de los países con mayor consumo de automóviles per cápita.

Información y conocimiento. Desde el 2006, la ley laboral obliga a que por lo menos el 75% de las plantillas de las empresas sea de nacionalidad saudita. Con esta política, conocida como “saudización”, el gobierno pretende reducir el número de trabajadores extranjeros para reducir el número de sauditas en paro. Este proceso requiere de servicios de formación y educación que formen a los nativos en las últimas tendencias empresariales.

Productos de gran consumo. Tras la modernización de la sociedad saudita muchos productos del mercado de gran consumo han aumentado su demanda. Destacan por su crecimiento los revestimientos y pavimentes cerámicos, el sector del mueble, la moda, alimentos (sobre todo maíz, cereales, soja, frutas y vegetales procesados y snacks) y productos farmacéuticos. Previamente a comercializar cualquier producto, la empresa debe asegurarse de que cumple los estándares fijados por Saudi Arabian Standars Organization.

Las autoridades locales tratan de diversificar la economía y de atraer la inversión extranjera a todos estos sectores en auge. A través de la Autoridad General de Inversiones de Arabia Saudita (SAGIA) se ofrece información relevante para el inversor y se le pone en contacto con agentes saudíes. Asimismo, el Banco Islámico de desarrollo ofrece apoyo financiero a las empresas internacionalizadas.

5. Empresas desatacadas

Al Araba Company. Originalmente se dedicaba a la personalización y comercialización de automóviles. Hoy en día, es una de las mayores empresas fabricantes del país. Ofrece todo tipo de vehículos: blindados, para discapacitados, caravanas, personalizados, eléctricos y autobuses. Su producto más conocido es el coche de lujo Al Araba 1 creado en 2003.

Grupo Savola. Se trata del mayor grupo de alimentación del país. Tiene su origen en 1979 y actualmente integra un gran número de supermercados, hipermercados, plantas de producción de aceite y azúcar, divisiones de empaquetado y granjas. Su plantilla está integrada por más de 46.000 empleados repartidos entre Arabia Saudí y otros países en los que opera como Dubai, Jordania o Egipto.

SABIC. Fundada en 1976, esta empresa dedicada a la fabricación de productos químicos, es la principal empresa pública del país. Desde 2003 su presidente es el príncipe Saud Bin Abdullah Bon Thenayan Al-Saud. Actualmente, el 70% de su capital es público y el resto de financiación privada, tanto saudita como extranjera. Está presente en 50 países y emplea a más de 50.000 personas.

Saudi Aramco. Es la empresa estatal más importante de petróleo y gas. Fue fundada hace más de ochenta años. Emplea a más de 54.000 trabajadores y tiene sucursales por todo el mundo (China, Egipto, India, Inglaterra, entre otros). Su sede central se halla en la ciudad de Dhahran y su producción media de crudo es de 10’2 millones de barriles diarios. El cometido de la empresa es suministrar energía derivada del petróleo de una manera segura y, a largo plazo, convertirse en la empresa más importante del sector.

6. Casos de éxito de empresas españolas

Dragados Gulf Construction. Importante grupo constructor creado en 1941, y que en diez años llegó a convertirse en la mayor empresa constructora de obras públicas en España. En 2002 pasó a formar parte del grupo ACS (Actividades de Construcción y Servicios) que forma parte del IBEX 35. Desde 2008 realiza proyectos en Arabia Saudí. Destacan entre ellos la construcción de la línea de alta velocidad Medina-La Meca o del aeropuerto King Abdulaziz, así como numerosas infraestructuras industriales.

Fawaz Alhokair Fashion. Se trata del mayor grupo del retail saudita. Integra numerosas filiales de las marcas españolas más conocidas como Zara, Mango, Blanco, Oisho, Women Secret o Promod. El grupo ha crecido y aumentado su presencia en 17 países, como Jordania, Armenia o Marruecos, con más de 2.000 tiendas. Forma parte del holding Fawaz A. Alhokair & Co que está presente en otros sectores como la construcción, el inmobiliario, el financiero o el sanitario.

Tamkeen. Es el nombre comercial de la marca de joyería TOUS en Arabia Saudí. La empresa se instaló en el país en 2011 y, desde entonces, no ha dejado de crecer. En el 2015 la marca aumentó notablemente su presencia exterior en un 27%, los países que más ayudaron a este crecimiento fueron Polonia, México y Arabia Saudí. Actualmente, la marca vende su bisutería en quince tiendas oficiales en el país.

Manart Al Andalos. La marca española Porcelanosa se
dedica a la comercialización de pavimentos y revestimientos cerámicos y naturales. Fue creada en 1973, actualmente emplea a 5.000 personas y tiene presencia en más de 100 países. Bajo el nombre de Manart Al Andalos, la marca incorpora a su comercio global la presencia en Arabia Saudí, donde cuenta con dos sedes: una en Jeddah y otra en Riad.

7. Noticias de corte económico

Los índices de Arabia Saudí cierran al alza; el Tadawul All Share avanza un 0’69% (investing.com, 7 de agosto de 2016)
La Bolsa de Arabia Saudí cerró con avances este domingo; las ganancias de los sectores telecomunicaciones y tecnología de la información, petroquímico, y transportes impulsaron a los índices al alza. Leer más

Arabia Saudí autoriza la importación de carnes de vacuno, ovino y caprino españolas

(revistaaral.com, 18 de julio de 2016)
El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la Autoridad de Seguridad Alimentaria Saudí (SFDA) autorizan la importación de carne de vacuno, ovino y caprino españolas, destacando la buena calidad de los productos cárnicos de nuestro país.

Arabia Saudí invierte 3.125 millones en Uber y controlará el 5% de la empresa (antena3.com, 2 de junio de 2016)
La inversión saudí es la mayor realizada por un solo inversor en Uber y les otorgará un asiento en el consejo de la compañía para el director gerente del fondo soberano árabe, Yasir Al Rumayyan. Leer más

Arabia Saudí comienza a cumplir con sus proveedores utilizando pagarés (eleconomista.es, 19 de mayo de 2016)

Arabia Saudí está valorando la posibilidad de utilizar pagarés para hacer frente a sus acreedores, y evitar así perder más liquidez, como una consecuencia más de la caída de ingresos por la venta del petróleo en los dos últimos años. Leer más

Arabia Saudí se prepara para un futuro sin petróleo (elconfidencial.com, 12 de mayo de 2016) Un estudio estima que para 2030 se habrá agotado el petróleo de Arabia Saudí. Debido a la gran dependencia económica del país sobre este sector, el Príncipe Mohamed Bin Salman ha lanzado un programa de reforma económica

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arabia Saudi, la economía más potente de Oriente Medio
5 (100%) 18 votes